Como se hace un kiribako

En Japón los objetos valiosos, como los kakemonos, las porcelanas, las macetas y los objetos de arte son guardados en unas cajas de madera llamadas Kiribako. Los suiseki también se guardan en este tipo de cajas, no se utilizan para exponer o para transportarlos, sino para guardarlos o almacenarlos. En estas cajas se suele escribir el nombre poético y el origen del suiseki, el nombre del propietario y los posibles poemas que se le hayan escrito así como los premios y honores recibidos. Cuando el Kiribako cambia de propietario también queda reflejado el nombre del nuevo propietario. En el caso de que no quede espacio para seguir anotando, se le construye una nueva caja más grande en la cual se introduce el suiseki en su vieja caja y el conjunto en la nueva caja en la que poder seguir anotando todas sus incidencias. Cuando esta última caja se vuelve a quedar sin espacio para poder seguir anotando, se construye otra caja nueva y así sucesivamente. Se ha llegado a ver suiseki hasta con  cuatro o cinco cajas. Imaginaros el “pedigrí” de este tipo de suiseki…

La caja pequeña que describo en este artículo está fabricada en madera de pino (matsu) y la otra en madera de sabina albar (simpaku). Tradicionalmente las cajas se suelen hacer en madera de paulonia (kiri) por lo que se las suele denominar kiribako (bako significa caja) o sea caja de madera de paulonia. En nuestro caso sería matsubako  caja de madera de pino o simpakubako caja de madera de junípero.

La utilización de la madera de paulonia es debido a que es resistente al ataque de ciertos insectos y que suele ser abundante y fácil de conseguir y trabajar.

Madera de sabina (simpaku)

Madera de sabina (simpaku)

Aquí en occidente es difícil de conseguir y cuando la conseguimos es a costa de un alto precio, por lo cual no es mala idea utilizar otro tipo de madera, en nuestro caso pino que es muy fácil y barata de conseguir o bien madera de sabina. Esta última es un poco más difícil de encontrar pero cuando la conseguimos nos va a recompensar por la combinación de tonos de sus vetas y sobre todo por su profunda fragancia. Hoy en día todavía se continua empleando su resina para la fabricación de incienso y su madera si no se la barniza y se deja en su estado natural con el paso del tiempo adquiere una patina increíble. La mayoría de las tallas de los siglos XII y XIII suelen estar hechas con esta madera así como las vigas maestras de las iglesias y ermitas de esta misma época ya que no se pudre y no es atacada por los insectos.

caja de vino hecha de madera de pino

caja de vino hecha de madera de pino

 

madera de pino (matsu)

madera de pino (matsu)

En nuestro caso vamos a desarrollar paso a paso una “matsubako” básico y muy fácil de realizar. Para ello vamos a aprovechar las cajas de madera de pino que se utilizan para las botellas de vino y que una vez consumidas la gente las tira a la basura.

Palillos de bambú

Palillos de bambú

La colocación de clavos de bambú es fundamental para fijar el cuerpo de la caja y así evitar que se pueda desencolar en un futuro. Para ello utilizo los palillos que se utilizan para las brochetas de las barbacoas que salen muy baratos y dan muy buen resultado.

 

 

 

Cuando seamos capaces de realizar este tipo de cajas nos podemos atrever con una “simpakubako”. El problema es que este tipo de madera no se suele comercializar por lo que tendremos que manufacturar nosotros mismos: el regruesado, el fresado de los canales, las chapas, etc. Todo un reto, pero al final el proceso es el mismo.

Esta entrada fue publicada en SUISEKI y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *