Los robles centenarios de Matabuena

roble 1

Matabuena está situado a los pies de la sierra del Guadarrama que separa la provincia de Segovia de la comunidad de Madrid.

El origen del municipio data de mediados del S XIV bajo la denominación de Mata Buena que viene a significar “porción  de tierra con buena madera”.

Este Quercus pyrenaica o roble rebollo que os presento tiene una edad aproximada de unos 400 años, al igual que los también impresionantes ejemplares que le circundan. Los ganaderos de la zona tienen la costumbre de desmochar  estos árboles para dar de comer a los animales en tiempos de escasez. Esta costumbre mantenida en el tiempo les hace adquirir este descomunal aspecto.

Los árboles no entienden de prisas ni de estrés, se han formado a base de paciencia y de mucho tiempo, de siglos de infinita paciencia. Cada herida, cada hueco, cada rama partida nos habla de su vida, de sus dificultades y de los vendavales y rayos a los que han sobrevivido.  

El actual aspecto que presenta este impresionante roble es consecuencia de una terrible tormenta relativamente reciente. A pesar de que ha perdido una parte importante de su cuerpo, sobrevive con una envidiable salud.

ASPECTO DEL ROBLE A TRAVÉS DE LAS ESTACIONES

PRIMAVERA

Primavera

Primavera

Todo un ejemplo de lucha  y supervivencia. Después del vendaval la vida se manifiesta con todo su esplendor en cuanto tiene ocasión.

VERANO

Verano

Verano

En pleno verano y en todo su esplendor la fortaleza del arbol se hace patente. Al fondo se deja ver la planicie de la meseta castellana.

 

 OTOÑO

otoño

otoño

Con los primeros frios las hojas comienzan a cambiar de color. Comenzaran a caer las hojas aunque no todas, algunas quedaran secas en las ramas (marcescencia) y caeran ya entrado el invierno.

INVIERNO

Invierno

Invierno

En un claro día de invierno se puede aprecia perfectamente el efecto del vendaval de hace años. Viendo el poderio de este roble no me puedo imaginar la fuerza de la naturaleza contra este árbol.

Detalle de las heridas y cicatrices

Detalle de las heridas y cicatrices

Aquí había una rama

Aquí había una rama

Esta entrada fue publicada en AL PIE DEL ÁRBOL y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *